lunes, 3 de junio de 2019

Jabón de glicerina


Hacía tiempo que no hacía jaboncitos de  glicerina. Glicerina casera, por supuesto.

En una ocasión una vendedora de jabones (no jabonera) me dijo que la glicerina no se podía hacer (¿?) , la que ella vendía era fundir y verter, claro.

Y hace no mucho, preguntando por un jabón, me dijeron que era "de glicerina pura con mucha manteca de karité"... no sé cuánta cabe sin saponificar en un jabón de 50 gramos escasos; etiqueta no llevaba....¿lleva sosa?  !no no ! es jabón de glicerina pura..... Reconozco que me enfadé bastante: Señora, la glicerina se hace con sosa como todos los jabones, y además de agua y aceite, lleva alcohol, azúcar y glicerina líquida.... La señora me miró como si me hubiera escapado del manicomio y me enseñó la estupenda base de glicerina pura que vendían en la misma tienda.

Salí de allí bastante enfadada, maldiciendo a los vendedor@s  de jabones que no tienen ni puñetera idea de cómo se hace un jabón y que tanto daño hacen a los artesanos que elaboran sus productos con mimo.


En fin ,hasta aquí la historia de hoy, y las fotos  de mi última glicerina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario