lunes, 22 de abril de 2019

Jabón de naranja y romero


Esta vez sí que vuelvo a la actividad jabonera, con nuevos ánimos y muchas ganas. Ha sido un largo parón por varios motivos, pero aquí sigo.

Hace poco cambié la cabecera del blog, me pareció adecuado empezar el cambio por ahí.

Pensé que nunca podría decir eso, pero estaba prácticamente sin jabones; en invierno como muchas naranjas, así que pensé empezar por un jabón de naranja, aprovechando las pieles. Había preparado un fantástico vinagre con pieles frescas de naranja para usar como suavizan, y olía que alimentaba.
Y... ¿porqué no hacer lo mismo con aceite y preparar un oleato?.

Había hecho un jabón de sal y romero para mí (es mi champú), pero sobró oleato de romero, ahí mismo añadí las cortezas de naranja cortadas, y a esperar.


Preparé un jabón oliva, coco y un poco de maiz, esa de arriba es la criatura, con un poco de mica naranja y una violeta que se quedó marrón.


Termino, enmoldo, abrigo, recojo la cocina... y veo un botecito en la enciera....los puñeteros esenciales: naranja, azahar y bergamota....Ya no tiene remedio así que lo guardo para el próximo jabón.


Había hecho casi dos kilos, para un molde mediano y 24 jaboncillos. En fin.

Y hoy, cuando lo desmoldo todo.... el jabón huele... quiero decir que huele bien....no mucho, pero bien....supongo que habrán sido los oleatos, otra explicación no tengo.

Bueno, pronto haré un jabón de café..... con un rico olor a cítricos.

Aprovecho y subo la foto del jabón que hice el mes pasado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario